SISTEMA DE DESINFECCIÓN CON DIÓXIDO DE CLORO


La solución definitiva al problema de la legionela se llama LOTUS, el sofisticado sistema de desinfección con dióxido de cloro creado por EMEC para responder a un desafío global.

Legionella es un uno de los principales problemas y uno de los principales desafíos mundiales en la desinfección del agua. Los sistemas LOTUS son la respuesta más fiable y segura a este desafío gracias a su sofisticado sistema de producción, medición y control del dióxido de cloro que permite eliminar el riesgo de infección en la raíz.

Los sistemas de desinfección LOTUS son, además, los únicos en el mundo con control a distancia. Gracias a ERMES, el sistema de gestión en línea exclusivo desarrollado por EMEC, se puede supervisar el funcionamiento de los plantos interactivamente desde cualquier lugar y a través de un simple pero potente interfaz web, para una prevención constante contra la Legionella.

ERMES

Control remoto desde cualquier lugar.

SIMPLE

Fácil de instalar y utilizar.

SEGURO

Fiable y garantizado.

AMPLIA SELECCIÓN

Configuraciones para cada necesidad.

 

POR QUÉ UTILIZAR EL DIÓXIDO DE CLORO

El uso de dióxido de cloro ya ha reemplazado a lo del cloro (ácido hipocloroso) en el tratamiento y desinfección del agua a causa de los innumerables ventajas derivados de una capacidad biocida y antiviral muy superior, así como independiente del pH del agua a tratar. En particular, el dióxido de cloro es la respuesta más segura y eficaz contra el riesgo de legionelosis en sistemas como los de agua caliente sanitaria, afectando y descomponiendo, además de el patógeno, también la biopelícula, el hábitat en el que se desarrollen tanto la bacteria legionella, causa de la infección, como otros tipos de bacterias. El uso de dióxido de cloro en la desinfección de agua ha demostrado ser al menos 10 veces más eficaz que el cloro contra bacterias, algas, hongos y virus.

Su acción, por otra parte, no es agresiva hacia los tubos y tiene un efecto de mayor duración, hasta varios días, y de más largo alcance desde el punto de inyección, lo que hace posible el tratamiento de sistemas hidráulicos enteros, utilizando también pequeñas cantidades de producto. Además están ausentes, de nuevo a diferencia del cloro, subproductos de la desinfección potencialmente cancerígenos, y por todas estas razones su uso es ecológico y adecuado para tratamiento de agua potable. Así como para combatir la legionella en los hospitales, hogares de ancianos, hoteles y edificios escolares, son posibles otras aplicaciones en la industria de alimentos y bebidas, en el tratamiento de aguas residuales, en agricultura, granjas y viticultura, y en las torres de refrigeración.

DESCUBRE LOS GENERADORES DE DIÓXIDO DE CLORO LOTUS

sistemas de desinfección